jueves, 30 de agosto de 2007

De soledades y desazón


Se sentía solo. Encendió el ordenador y se conectó al messenger con la esperanza de encontrar a alguien con quien hablar. No necesitaba desahogar penas, ni hacerle confidencias a nadie, no necesitaba hombro sobre el que llorar, sólo charlar, un interlocutor que leyera y del que leer cuanto tuviera a bien teclear. Nadie de entre sus contactos estaba al otro lado.
Con una extraña desazón, fue a la cocina y sacó de la nevera un botellín casi helado; se dirigió de nuevo a su estudio y volvió a sentarse frente al ordenador. Nada había cambiado en ese par de minutos. Revisaría el correo, tal vez tuviera algún mensaje que responder. Escribió su contraseña y comprobó que todo era antiguo, no había entrado nada aquel día. Empezaba a sentirse un poco agobiado. De pronto recordó algo que le había dicho un compañero de trabajo unos días atrás referente a la existencia de algo llamado blogs, un espacio en la red donde uno podía escribir todo aquello que se le ocurriera. Pensó que quizá fuera interesante o cuanto menos entretenido curiosear en algunos, pero no tenía idea de por dónde empezar. Fue a la barra del buscador, tecleó la palabra "blogs", pinchó en el primer resultado, "Crea tu propio blog". Decidió probar, tenía ciertos conocimientos de informática, aquello no podía ser muy difícil. Eligió una plantilla, buscó la manera de empezar a escribir y al fin se encontró ante un recuadro que con su impoluta blancura le invitaba a ello. Se quedó allí, mirando la pantalla y bebiendo cerveza durante unos minutos en los que su mente parecía vacía de cualquier pensamiento coherente. Dio el último sorbo al botellín y al mismo tiempo que éste se vaciaba se llenó de repente su cabeza con una frase que fue el comienzo:

"Se sentía solo. Encendió el ordenador...."

© Raquel Méndez Primo, 2007


Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

miércoles, 29 de agosto de 2007

AUTISMO: DETECCIÓN TEMPRANA




EL ENLACE, EN LA IMAGEN, PINCHAD EN ELLA

El autismo es un trastorno del desarrollo en el que se altera cualitativamente un conjunto de capacidades en la interacción social, la comunicación y la imaginación.
Se incluye dentro de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) en los que se incluyen además del trastorno autista, el trastorno o síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo de la infancia, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado, y el trastorno o síndrome de Rett. La denominación Trastornos del Espectro Autista engloba los mencionados, salvo el Síndrome de Rett.

En la actualidad, no existen pruebas médicas específicas para su diagnóstico, y éste se basa en la observación y valoración de la conducta del niño, siendo necesario ajustarse a los criterios diagnósticos consensuados internacionalmente. Existen pruebas estructuradas que se han demostrado fiables para ayudar en este proceso.

Los síntomas más frecuentes del autismo en niños con una edad entorno a los dos años son ausencia de una mirada normal a los ojos; no compartir interés o placer con los otros; falta de respuesta al ser llamado por su nombre; no “llevar y mostrar” cosas a los demás, y no señalar con el dedo índice.

En la actualidad, la educación y el apoyo social son los principales medios de tratamiento, y resultan más eficaces y favorecen un mejor pronóstico cuanto más temprana es su instauración. La mayoría de los niños con autismo responden favorablemente a programas educativos personalizados y altamente estructurados, que deben mantenerse al llegar a la vida adulta. La participación de los padres se ha identificado como un factor fundamental para el éxito. La familia y los profesionales especializados en las terapias, han de coordinarse a la hora de determinar los objetivos y los sistemas de apoyo.

Cuanto más precozmente se detecte el trastorno y más temprana sea la atención recibida, mayores garantías hay de que el niño autista pueda convertirse en un adulto con una vida autónoma y de que se integre en la sociedad.

Por eso es fundamental investigar en este sentido. Y eso es lo que lleva a cabo Rubén Palomo, un proyecto cuyo objetivo es encontrar indicadores del trastorno que permitan diagnosticarlo antes de los dos años de edad.
A los amigos que me léeis habitualmente y a todos aquellos que paséis ocasionalmente por aquí, os pido que difundais esta web de la forma que considereis conveniente, bien mediante un enlace, posteando sobre el tema... Toda aportación es útil y muy bienvenida.
Gracias, sé que puedo contar con vosotros.

Otras páginas de interés son:

TEA (de ella me valí para redactar este artículo)
NEEDIRECTORIO
ESPACIOLOGOPEDICO
SINDROME DE ASPERGER
AUTISMO






Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

sábado, 25 de agosto de 2007

Steve McCurry

Steve McCurry capta como nadie el color y lo dota de de una profunda fuerza expresiva.
Sus fotografías, especialmente sus retratos, dejan entrever historias conmovedoras.
Para saber más sobre este fotógrafo, miembro de la agencia Magnum Photos y colaborador de National Geographic (su fotografía de la joven refugiada afgana fue una de las portadas más celebradas y famosas de la revista) y disfrutar de toda su obra, podéis visitar su página.

Una pequeña muestra de su trabajo:




Clip:
Fotografías de Steve McCurry
Música: Mozart Concierto para piano nº 21 en do mayor k467 allegro vivace assai, interpretada por la Camerata Académica del Mozarteum de Salzburgo, con Géza Anda al piano.


Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

viernes, 24 de agosto de 2007

Amor verdadero


Nunca recibirás, amor, la rosa blanca que desearía dejar cada mañana sobre tu mesa para alegrarte la jornada; no recibirás nunca en tu casa la docena de rosas que desearía enviarte cada tarde para que su belleza y su fragancia la impregnaran. Nunca, mi amor, verás en mis ojos lo que siento ni mi voz dejará traslucir cuánto te amo. Querría cogerte de la mano y pasear, compartir contigo un café, una sesión de cine, una cena romántica en cualquier lugar encantador... Querría poder compartir tus desayunos y tus noches, caminar contigo bajo la lluvia, querría hacer todo eso que hacen los demás enamorados. Pero nunca te diré "Te amo". Ni te daré ninguna muestra de mi amor.

¿Qué pensarías si, al llegar cada mañana a tu trabajo, vieras adornando tu mesa un rosa blanca? ¿Qué sentirías al recibir cada tarde una docena de rosas sin saber quién las envía? Tal vez empezarías sintiéndote halagada, comenzarías a imaginar un romántico caballero enamorado al que terminarías deseando conocer; probablemente intentarías descubrir la verdad y quizá llegarías hasta ella. ¿Qué ocurriría entonces? Sufrirías, sin duda. Y yo te quiero demasiado para hacerte el menor daño. O tal vez te inquietarías y te invadiría el temor, podrías llegar a creerte objeto de deseo de un desequilibrado del que no sabrías qué esperar. Te amo demasiado para robarte la tranquilidad.
Seguiré ocultando lo que siento porque no tengo otra salida. Es así de duro y de sencillo. Seguiré amándote y no te lo diré ni te lo demostraré nunca por una razón que sin duda entenderías: yo soy lesbiana; y tú, una hermosísima hetero dotada de exquisitas imperfecciones que te hacen única y PERFECTA.

Raquel Méndez 2006


Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

lunes, 20 de agosto de 2007

Voyeuse


Bendito aislamiento que le permitía tener las ventanas libres de persianas y cortinas en la seguridad de que nadie podría verlo.
Aquella escultura viva de alta estatura y proporciones perfectas estaba muy lejos de imaginar que alguien lo observaba. Pero así era.
Ella, la mujer de la casa del cerro, dedicaba su tiempo a contemplarlo a través de un telescopio que cuando se instalaron allí no quería; accedió al fin a tenerlo porque su marido estaba interesado por aquel entonces en la astronomía; un gusto que, como todos los suyos, fue pasajero y breve. Allí se quedó el instrumento y ahora lo utilizaba ella para fines que su esposo no hubiera sospechado jamás.
Desde su puesto de observación tenía acceso visual a todas las habitaciones de la casa del joven, salvo a una.Tampoco podía ver la entrada. Y allí, ante la lente cómplice, pasaba todas las horas que el joven estaba en su vivienda. Le gustaba contemplarlo durante el aseo, y cuando se duchaba, le excitaba contemplarlo cuando él satisfacía sus más naturales necesidades. Lo miraba cuando comía, y cuando arreglaba su casa, sin más ropa que unos boxer; lo observaba cuando el joven se sentaba a la mesa y comía mirando la tele, y cuando, arrellanado en el sofá veía una película para entretener sus noches solitarias. Lo miraba dormir, y masturbarse tumbado sobre la cama.
Ella, una mujer de madurez espléndida, frígida para un marido que complacía el menor de sus caprichos sexuales, incluso aunque le humillasen o le causaran dolor físico, se excitaba hasta el clímax ante la contemplación absoluta de un joven que realizaba sus actos cotidianos con la naturalidad del que no se sabe observado.
No siempre tenía ella ocasión de dedicarse a esta furtiva contemplación de una escultura cincelada en carne viva. No siempre estaba el joven en su casa ni faltaba siempre de la suya el marido desavisado.
Esa tarde ella estaba inquieta; llevaba unos días sin poder verlo. Mientras preparaban la mesa para cenar, su marido le dijo que después bajaría al Casino, a echar una partida nocturna de mus. Naturalmente, ella no puso inconvenientes. Con su mejor sonrisa le animó a hacerlo con la indicación expresa de que no se apresurase en volver, que ella estaría bien y comprendía que el juego suele prolongarse más de lo que uno prevé.
Después del café de sobremesa, la mujer se quedó sola. Miró por la ventana y vio a su marido bajando por el camino en la vieja moto que sólo utilizaba para eso. Recogió deprisa y fue a su dormitorio. El joven estaba en su casa, había luz en algunas habitaciones, pero pasaba el tiempo y no aparecía ante su vista. No podía más, tenía que verlo. Cuatro días sin contemplar aquel cuerpo desnudo la habían llevado a una impaciencia extrema que no podía soportar más. Tomó una decisión en cierta medida audaz. Rebuscó en el armario de los trastos unos prismáticos y, con el binocular colgado al cuello, bajó un trecho de cuesta hasta que encontró un buen lugar para observar: lo bastante alto para tener buena visión y lo bastante alejado para que no se la pudiera ver a ella. Allí se situó y a simple vista pudo darse cuenta de que el joven no estaba solo. Había alguien con él; estaban en la habitación que desde la casa del cerro quedaba oculta; ahora la mujer descubrió que se trataba de un estudio en el que también había una cama. Y allí, en el lecho, dos cuerpos yacían abrazados y realizaban todos los juegos previos al coito. La mujer sintió una extraña excitación; colocó las lentes ante sus ojos y miró con avidez; aunque la visión no era clara por la escasa calidad de los prismáticos y por el difícil escorzo que mantenían las figuras, acertó a descubrir que la pareja del joven era otro hombre; eso la sorprendió sobremanera, no se le había pasado nunca por la cabeza la posibilidad de que fuera homosexual; y le provocó una excitación aún mayor; sentía un calor abrasador que le subía desde el epicentro al corazón y le nublaba la cabeza. Y siguió observando. Aquellos dos cuerpos masculinos se movían con compenetración perfecta y los besos que intercambiaban eran tan apasionados que la mujer casi podía sentirlos en su propia boca, profundos y húmedos, haciéndole gemir de gusto. Siguió contemplando la escena hasta que le sobrevino el clímax, pero ellos aún se demoraron un tiempo. Y cuando por fin se separaron y ella pudo verlos, la impresión estuvo a punto de bloquearle la mente: el amante solícito y apasionado del joven que ella anhelaba era su marido. De pronto comprendió ausencias y razones que sólo eran excusas. Comprendió de repente y de una vez por qué su marido aceptaba una esclavitud sexual respecto a ella que sólo podía humillarlo: de esa forma purgaba él su sentimiento de culpa por el doble engaño.Repentinamente, soltó una carcajada; acababa de darse cuenta de una cruel ironía: era la primera vez que alcanzaba un orgasmo gracias a su complaciente marido. Y rió y rió hasta que lágrimas amargas le anegaron el rostro y comprendió que acababa de dar el salto al abismo terrible de la locura.

Raquel Méndez Primo, 2006




Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

miércoles, 15 de agosto de 2007

Shimon Okshteyn

Este artista ucraniano afincado en Nueva York es un auténtico maestro de la pintura y la escultura. Su obra pictórica abarca cuadros, grabados y dibujos de una exquisitez no exenta de cierto toque de humor y de un irónico distanciamiento. Recrea una realidad vigente en unos casos, vintage en otros, con un dominio absoluto del carboncillo, en el caso de sus dibujos, y una mezcla acertadísima de técnicas como en sus últimos cuadros, lienzos de gran formato como éste, titulado REFLECTION 1



Una muestra de sus dibujos a carboncillo, el titulado PETIT MORT, donde se aprecia la exquisitez del motivo y la perfección de la técnica.




Para que podáis disfrutar de parte de su trabajo, un pequeño slide con obras de este artista.




Versión clip:



Para saber más sobre él, SHIMON OKSHTEYN.





Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

El tiempo ha muerto

http://photos1.blogger.com/blogger2/6689/988370697981249/1600/Reloj%2C%20no%20marques%20las%20horas.0.jpg


El tiempo
ya no cuenta.
Las horas se detienen
los minutos.
Un grito
-¡muerte a los relojes!-
un grito cuyo eco
dispersa a los fantasmas:
de sesenta en sesenta
van huyendo.
Desde siempre el ahora
para siempre se ha instaurado.
Y grito
¡Ya no hay tiempo!

Raquel Méndez 1987

La imagen: Reloj, no marques las horas (Raquel Méndez, Visto lo visto)

Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

martes, 14 de agosto de 2007

A mis tíos



Para mis tíos, Alfonso e Isabel, HÉROES ANÓNIMOS. Mis tíos tienen un hijo de cuarenta años al que los médicos, por el uso de los fórceps, le causaron una parálisis cerebral durante el parto . Toda la vida ha dependido y dependerá para todo de los demás. Tuvieron después tres hijos más. Su posición económica siempre ha sido modesta, sin más ingresos que el sueldo de mi tío. Han trabajado siempre como bestias para sacar adelante a la familia. Y sin embargo, nadie que los conozca puede decir que les haya oído quejarse jamás de su suerte. No sólo eso, sino que, además, mi tío es una persona con un gran sentido del humor y siempre dispuesto a la fiesta. No sé si son héroes o santos, pero está claro, y sobre esto no hay duda, que son EXTRAORDINARIOS.

Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

viernes, 10 de agosto de 2007

Investigación sobre TEA

EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS/-AS CON TRASTORNOS DEL ESPECTRO DE AUTISMO EN LOS DOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA

Este enlace corresponde a una página en la que se explica todo lo referente al proyecto que constituye la tesis doctoral del psicólogo Rubén Palomo Seldas, dirigida por la doctora doña Mercedes Belinchón. El señor Palomo trata de encontrar nuevos marcadores que faciliten la detección del trastorno autista antes de los dos años de edad. Desde esta página pido a todas aquellas personas que conozcan o padezcan el caso visiten la página del señor Palomo, ya que en ella se resuelven todas las dudas que se pudieran plantear sobre el proyecto y sobre la posibilidad de colaborar en la investigación en la medida y forma que se pueda.



Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

martes, 7 de agosto de 2007

Pencilmation, buen estímulo

Posiblemente no habrá ningún fundamento científico para lo que voy a decir, pero sí me avala la experiencia: Vídeo de animación altamente estimulante para niños con necesidades educativas especiales. Para los padres de estos niños: probad a enseñárselo.


Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

domingo, 5 de agosto de 2007

miércoles, 1 de agosto de 2007

Por libre

http://www.fao.org/docrep/007/y5303t/y5303t0j.jpg







Soy la oveja descarriada, todavía no ha nacido el pastor capaz de conducirme a ningún redil. Voy por libre y seguiré sin dejarme llevar, aunque haga sola todos los caminos.



Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

Sintonía