jueves, 14 de diciembre de 2006

El valor educativo de los cuentos



"El caballito de cartón" y "Los grillos y las cigarras", de la colección "La sirena"

Los cuentos infantiles son un estupendo instrumento de trabajo para el logopeda.
En primer lugar, hay que tener en cuenta que hablamos de "contar" un cuento, no de leerlo simplemente; contarlo implica utilizar recursos expresivos, mímicos y de interactividad que no se dan en la lectura. Contar cuentos es generar comunicación. Para que esto sea así es necesario que el cuento tenga un marco referencial claro, que el niño identifique los personajes y lo que ocurre y formular un desenlace que ellos entiendan.
Es fundamental también adaptar la elección del cuento a la edad e intereses del niño.
A modo de orientación:
0-2 años: Fundamentalmente se utilizan libros de imágenes, en formato resistente y desplazables.
A partir de tres años: la etapa de los porqués. Les atraen cuentos que narran cosas de la vida cotidiana, y aquellos en los que intervienen animales. Es aconsejable colocarlos en un lugar al que puedan acceder fácilmente.
A partir de cinco años: el interés se deriva ahora hacia los escenarios y los personajes fantásticos. Empiezan a cobrar relevancia la trama y las características de los personajes.
A partir de los seis años: buen momento para empezar a inculcarles valores a través de los cuentos. Empiezan a cobrar importancia para ellos los personajes secundarios, y los protagonistas se convierten en héroes o heroínas.
A partir de los ocho años: Se mimetizan con los personajes, la trama cobra toda su importancia. Reinterpretan los cuentos según su imaginación.

Los cuentos tienen un enorme valor educativo por cuanto favorecen la comunicación, la adquisición de vocabulario, la formación en valores humanos, el desarrollo de la imaginación y de la creatividad, puede ayudarles a entender la realidad y son un buen entretenimiento.

Pero además pueden tener otras aplicaciones.
En mi caso concreto, utilicé imágenes de los cuentos favoritos de mi hijo para hacer un memory con el que trabajar su capacidad de atención y de memoria y la asociación de parejas.


Entre otros, imágenes de "Marieta sueña", "La ranita brincos" y "Las tres mellizas"

También realicé puzzles con imágenes especialmente significativas para él extraídas de algunos de los cuentos que le gustaban, y así conseguí estimularle para realizar esta actividad, necesaria en su caso para entrenarle en la visión global y en la integración de detalles.

En la imagen, puzzle realizado con una ilustración de "Marcelino y Marcelina"

Todos los datos están extraídos de "Los cuentos infantiles como una herramienta de trabajo en el ámbito de la logopedia", artículo de Daniel Oscar Rodríguez Boggia, especialista en Educación Especial y Logopedia.

10 comentarios:

makeda dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es importantisimo la lectura en el niño. Cuando él todavía no sabe leer se crea un vinculo bonito entre el niño y el padre/madre que le lee el cuento.

Yo todavía conservo mis cuentos de "la media lunita" y del "barco de vapor" y que no me los toque nadie que muerdo, y eso que ocupan mogollón de espacio.

Raquel dijo...

Sí, se comparten momentos estupendos con la lectura. A mí me encantaban los cuentos de Angelino y Demoniete... :) Los vendían en el kiosko de prensa. Me encantaría poder pillar alguno.

Anónimo dijo...

Soy Jesús de:

http://perezosos.blogspot.com/

donde sólo puedo publicar desde hace un par de días como anónimo a todos los que habéis pasado a la nueva versión. He hablado con otros y dicen que Bloger está trabajando en la reparación, es un lío de beta no sé qué, con gmail, vaya un rollo que no entiendo.

Por culpa de los cuentos no puedo pasar ningún día sin lectura, es increible la necesito más que comer o correr. Pero mi relación con los cuentos fue corta, ya que pasé rápido a Mortadelo y Filémón.

Saludos.

Raquel dijo...

Hola, Jesús. No te preocupes, lo de beta es una pasada, a veces no me ha dejado hacer comentarios en mi propio blog, :)
Mortadelo y Filemón siempre ha sido mi cómic favorito, de pequeña me fascinaban los disfraces del narizotas. También me gustaba mucho un personaje llamado Pitagorín...

Jesús dijo...

Probando.

Jesús dijo...

Ya funciona parece.

Un saludo.

mimismidad dijo...

Sí, esta vez funcionó :)
Un saludo.

Ernesto dijo...

Hola Raquel, quisiera comentarte que en el día de hoy mi mamá le ha dado a mis niñas algunos cuentos de cuando mi hermano y yo eramos pequeños y para mi sorpresa habia 2 cuentos de Angelino y Demoniete... no te imaginas la alegria que me invadio al leerselos por primera vez a mis hijas.
Te dejo mi email quizas pueda scanearlos y subirte las imagenes, no seran lo mismo que los originales, pero quizas te guste releerlos.
dhadha91@hotmail.com, desde argentina
Ernesto

Ernesto dijo...

Hola Raquel, quisiera comentarte que en el día de hoy mi mamá le ha dado a mis niñas algunos cuentos de cuando mi hermano y yo eramos pequeños y para mi sorpresa habia 2 cuentos de Angelino y Demoniete... no te imaginas la alegria que me invadio al leerselos por primera vez a mis hijas.
Te dejo mi email quizas pueda scanearlos y subirte las imagenes, no seran lo mismo que los originales, pero quizas te guste releerlos.
dhadha91@hotmail.com, desde argentina
Ernesto

Raquel dijo...

Ernesto, no tienes idea de la enorme alegría que me das, :) Muchísimas gracias. Te pongo un mail.
Un beso desde España.

Sintonía