viernes, 8 de diciembre de 2006

Glamour en estado puro




De padre inglés y madre holandesa perteneciente a la nobleza de su país (era baronesa), Andrey Kathleen Van Heemstra Hepburn-Ruston (sí, todo eso), nació en Bruselas el 4 de mayo de 1929.
Su madre tenía ya dos hijos varones de un anterior matrimonio, y a uno de sus hermanos, Ian, debe Audrey su amor por la lectura. Con tan solo tres años ya demostró su predisposición y talento para las artes escénicas: en una visita a un pueblo del sur de Inglaterra, escapó a la vigilancia de su madre; ésta, angustiada tras un rato de búsqueda infructuosa, finalmente la encontró bailando la melodía improvisada por unos músicos y rodeada de gente que la aplaudía.
Contaba tan sólo cinco años cuando su madre la envió a un internado en Inglaterra. Un año más tarde, en 1935, su padre abandonó la familia, hecho que influyó decisivamente en ella. Continuó en el internado donde desarrolló su pasión por la danza, gracias a una de sus profesoras. En 1939, a punto de estallar la 2ª Guerra Mundial, Audrey viajó a la entonces neutral Holanda. Allí fijó la baronesa la nueva residencia familiar. La joven tomó parte activa en la lucha antinazi: llevaba mensajes escondidos en sus zapatos. Incluso tuvo que estar escondida durante tres semanas para evitar ser reclutada por los nazis. Mientras tanto, seguía con sus clases de ballet, ya que pensaba convertirlo en su profesión. Finalmente Holanda fue liberada y Audrey trabajó como voluntaria en un hospital de combatientes holandeses. Tras la guerra, la familia quedó sin propiedades y la Baronesa aceptó un trabajo de cocinera que permitió a su hija seguir con sus clases. La llegada de Audrey al cine se produjo de forma casual en 1947, cuando un productor y un director acudieron a la escuela de danza en busca de una chica para un papel en la película Nederland in 7 Lessen. La eligieron a ella. En aquel momento sólo lo tomó como una buena experiencia bien remunerada. Sus anhelos seguían centrados en la danza y viajó con su madre a Londres, becada por una prestigiosa Academia. Para sobrevivir mientras proseguía su aprendizaje, aceptaba trabajos de modelo y bailarina en musicales. En aquella época tuvo su primer novio: el cantante Marcel Le Bon. Obtuvo pequeños papeles en algunas películas y por fin llegaron Oro en barras y The Secret People, decisivas por cuanto determinaron que abandonara su empeño en ser bailarina. En esta etapa tiene su segunda relación amorosa, tras haber roto con Le Bon: el aristócrata inglés James Hanson. El rodaje de una película la llevó a Mónaco, y allí la escritora Colette se fijó en ella para interpretar en Broadway el papel principal de "Gigi". Consiguió el papel tras cautivar sucesivamente a la guionista, Anita Loos y al productor, Gilbert Miller. Por otra parte, su trabajo en The Secret People había llamado la antención del director ejecutivo de la Paramount en Europa, quien la recomendó a William Wyler para el papel protagonista de Vacaciones en Roma. Audrey triunfó en Broadway, el mismísimo David Niven la felicitó por su trabajo cuando se la tropezó a la mañana siguiente del estreno en el hotel en que se alojaba. Rodó la película de Wyler y consiguió por su papel de la princesa Ana el Oscar a la mejor actriz en su edición de 1953. El rodaje de Vacaciones en Roma además le procuró dos cosas: el fin de su relación con Hanson y una amistad para toda la vida con Gregory Peck. A ésta siguió Sabrina, que serviría para marcar el estilo Audrey. Gracias a Gregory Peck conoció al que sería su primer marido, el también actor Mel Ferrer, con quien tuvo un hijo, Sean, en 1960. Antes de eso, compartió trabajo con su marido, por ejemplo trabajaron juntos en Guerra y Paz, en la obra de teatro Ondine, y él la dirigió en uno de sus errores profesionales, Mansiones Verdes. Durante el periodo de su primer matrimonio, Audrey rodó películas como Historia de una monja, y Los que no perdonan. Interpretando una de las escenas de ésta en la que tenía que montar a caballo, sufrió una desafortunada caída que le costó perder el hijo que estaba esperando. A partir de 1960 su vida dio un giro con el nacimiento de su primer hijo y también hubo cambios en sus trabajos. Este periodo profesional lo inaugura Desayuno con diamantes (en la cual tiene un papel el aristócrata español José Luis de Villalonga), a la que siguen La calumnia, una arriesgada apuesta de la actriz, por cuanto trata el tema del lesbianismo en una época en la que se consideraba algo pecaminoso y censurable, Charada, Encuentro en París. Tras rodar My fair Lady, vino Dos en la carretera, donde interpreta un papel absolutamente diferente a los que había interpretado hasta entonces, en una película también diferente. Rodó después Sola en la oscuridad, por la que fue nominada al Oscar por su interpretación de una mujer ciega amenazada de muerte en su propia casa. En 1968 se divorcia de Mel Ferrer. Ese mismo año conoce durante un viaje a Grecia al psiquiatra italiano Andrea Dotti, que se convertirá en su segundo marido y padre de su hijo menor, Luca. Audrey se retiró del cine, pero la crisis de su matrimonio y su sentimiento de soledad le hicieron plantearse la vuelta a su profesión. Volvió, para rodar Lazos de sangre y Todos rieron. Encontró la estabilidad sentimental con Robert Wolders. Se convirtió en embajadora de Unicef y realizó frecuentes viajes a países paupérrimos, que la impresionaron profundamente. Murió en 1993, con sesenta y tres años, víctima de un cáncer de colon. No pudo recoger el Premio Humanitario Jean Hersholt que le otorgó la Academia de Hollywood por su trabajo en Unicef. Ya se había ido "la princesa", como la definió Frank Sinatra.

Los datos están recogidos de "Audrey, una cara con ángel", de Juan Tejero y José Luis Cuenca.

5 comentarios:

tony dijo...

Saludos Raquel, felicidades por tu nuevo portal, esta excelente!

mimismidad dijo...

Muchas gracias, Tony, necesitaba un cambio, me alegra que te guste.

milindris dijo...

Preciosa y breve biografía de la maravillosa Audry.
besitos.

Raquel dijo...

Bueno, bueno, bueno, cuánto bueno por aquí: VOLVIÓ MILINDRIS, que me tenía el blog abandonadito.
Ya sabía yo que lo de Audrey iba a gustarte. Besos

Anónimo dijo...

J'apprécie beaucoup tous de la lecture informative sur espacio1999-raquel.blogspot.ru. J'ai très certainement se passer le mot sur votre site avec les gens. Cheers.

Sintonía