domingo, 11 de marzo de 2007

El extraño

Para ambientarse...




... diversos carteles de la película.



ALGO SOBRE:


El director

Orson Welles

Orson Welles lo fue casi todo en el mundo del cine: actor, director, guionista y productor. Renovó el lenguaje cinematográfico con revolucionarios recursos técnicos y narrativos. Pero Welles empezó en el teatro, incluso fundó una compañía, la Mercury Theatre. Tras su famosísima emisión radiofónica de "La guerra de los mundos", lo reclamó la industria cinematográfica. Y aquí, pese a su indiscutible genialidad, conoció fracasos de taquilla entre los que se incluye "Ciudadano Kane", incomprensiblemente cierto. Películas como ésta, y otros títulos memorables entre ellos "El tercer hombre", "Sed de mal" o "El proceso", avalana la maestría incuestionable de este cineasta.


Los actores

Edward G. Robinson


Nacido Emmanuel Goldenberg en Rumanía, emigró a Estados Unidos con su familia en 1903, cuando contaba diez años. Estudió, becado en la American Academy of Dramatic Arts y debutó en el teatro en 1915.
Se inició en el cine durante la etapa muda, en 1923, pero sólo intervino en una película. No regresaría a la pantalla hasta 1929. Un año más tarde interpretó el que sería su primer gran papel: el del gánser Rico Bandello, en Hampa Dorada.
Su carrera fue larga y prolífica tanto en cine como en teatro.


Loretta Young

Gretchen Michaela Young, conocida por el público cinematográfico como Loretta, nació el 6 de enero de 1913 en Salt Lake City, Utah (Estados Unidos) Cuando contaba tan sólo tres años, su madre, recién separada, marchó a Hollywood y a esa temprana edad debutó Loretta en el cine junto con sus hermanas, en la película Sweet Kitty Bellaris. No regresó a la pantalla hasta 1927, después de terminar sus estudios. Lo hizo en Naughty But Nice. En la década de los treinta, bajo contrato con la 20th Century Fox, intervino en un gran número de películas que le reportaron la admiración del público y la convirtieron en una actriz muy valorada.
En 1947 obtuvo el Oscar a la mejor actriz por su trabajo en Un destino de mujer.
En 1953 abandonó el cine y durante una década tuvo su propio programa en televisión, fue la reina indiscutible de este medio.
Loretta Young no fue una actriz muy conocida entre los espectadores españoles a pesar de lo valorada que fue en su país. Los aficionados a la televisión la recuerdan más por su parentesco con Ricardo Montalbán que por su trabajo cinematográfico o televisivo.
Murió en el año 2000, tras una muy prolífica carrera, grandes éxitos, un Oscar y tres matrimonios.

La película


"The stranger", "El extraño" para su difusión en España, fue rodada en 1946 bajo las órdenes de Orson Welles. El propio Welles, Anthony Veiller y John Huston (éste último sin acreditar) elaboraron el guión partiendo de una idea de Victor Tribas.

Franz Kindler es un importante dirigente nazi que, huido de Europa, se refugia en una localidad llamada Haper, en el estado de Connecticut, con una nueva identidad: Charles Rankin, profesor de Instituto, respetado y admirado por sus alumnos y por todos los habitantes de la villa.
Pero tras su pista, llega a Harper un investigador de la Comisión de Aliados, el señor Wilson (Edward G. Robinson) Aquí empieza un duelo de inteligencias del que saldrá victorioso el investigador, tras un proceso de acoso que va minando las defensas de Kindler.


Y DIGO YO...

Orson "Juan Palomo" Welles dirige y protagoniza una película floja en general, cuyos méritos fundamentales son el de resultar entretenida (cosa encomiable, por otra parte) y la actuación de Robinson, que salva todas las posibles deficiencias de cualquier personaje que se le encomiende.
Ligeramente panfletaria (y aquí quiero que quede absolutamente claro que hablo única y exclusivamente de una película), con concesiones innecesarias al melodrama como en la escena clave de la conversación durante la cena o el impactante y gratuito final .

Rankin se delata sin querer y sin que nadie lo advierta a causa de un comentario sobre Marx.

El final de la película. Repárese en la sombra justiciera que se vislumbra en el vano del ventanuco.

No tiene demasiado sentido, salvo el de alargar innecesariamente la película o el de crear un innecesario efecto melodramático, que a un hombre de la portentosa inteligencia de Wilson (el investigador) y su capacidad para escuchar, se le pase por alto lo significativo del comentario que Rankin hace sobre Marx. Respecto al final, digo que me parece innecesariamente melodramático porque se podría haber resuelto con la caída directamente al vacío de Kindler herido de muerte.

Por otra parte, hay dos personajes especialmente flojos en esta historia: la esposa de Rankin, Mary Longstreet (Loretta Young) y su hermano. Tal vez los personajes no sean flojos y tan sólo se trate de que las interpretaciones resultan poco creíbles, estereotipadas....

En cuanto a Welles, no acierta a darle al sentimiento de acoso y al miedo consecuente la progresión que requiere.

Edward G. Robinson, por su parte, compone un personaje cuyas características principales son la inteligencia, la capacidad de escuchar y su particular método para hacer interrogatorios con toda la apariencia de una charla inofensiva que conduce sabiamente hacia donde le interesa.

Hay, con todo, escenas muy destacables, como aquella en la que Rankin-Kindler dibuja sobre una libreta de notas una cruz gamada que emborrona después, mientras telefonea a su esposa para tenderle una trampa de la que espera resulte muerta con toda la apariencia de un accidente.

O aquella otra en la que establece su coartada mientras juega a las damas en el bar-shop (permítaseme el término) y hace que su contrincante y las dos damas que entran a tomar algo reparen en la hora que es.

Notorio es también el trabajo del director de la fotografía, Russell Metty.

Concluyendo, una película, que sin poder contarse entre las grandes, entretiene y mantiene en vilo al espectador.

4 comentarios:

yahoraquebonita dijo...

A mi me gusto mucho la peli, como siempre agradezco q me des detalles q desconozco, y oye... q mire a ver si encontraba tu libro pero no tuve suerte, en oviedo esta semana tratare d probar suerte

Un besazo niña

Raquel dijo...

A mí me gustó también, sobre todo porque es entretenida a pesar de los aspectos negativos que le encuentro. Y total, una ve cine también para entretenerse y pasar un buen rato, y eso no se le puede negar a "El extraño". Es curioso, cuando vi el final recordé haberla visto hacía muchísimos años. El libro sólo se puede adquirir a través de la Red, en Libros en Red o en Amazon. Te agradezco mucho el interés. Besos y buena estancia en Oviedo.

milindris dijo...

Querida, las películas son para entrener; pero si instruyen mejor.
De todas formas, cualquier crítico de cine agradece que una película tenga algo de que hablar, sobre todo para "criticar".

Raquel dijo...

Querida, que ya lo sé. Y maja, se te ha olvidao que eres de pueblo, los críticos, como los cotillas, si no hay de qué hablar, se lo inventan.

Sintonía