lunes, 5 de noviembre de 2007

Los Picapiedra

Un mundo de modernidad cavernaria, el perfecto american way of life en la más divertida prehistoria. Ésa es la lectura subliminal que capto ahora, pero cuando la veía de niña, sólo veía unos dibujos divertidísimos en los que la ducha era la trompa de un mamut, en lugar de teléfonos tenían cuernófonos, disponían hasta de lavaplatos (ver la ilustración), tenían troncomóvil... Vamos, que era una prehistoria muy "civilizada" y plagada de inventos progresistas. Me encantaba ver al brutote de Pedro, a las cursis esposas perfectas, Vilma y Betty, al noblón y paciente Pablo Mármol...




Lo firma http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/entinexistplatn.jpg

9 comentarios:

fiorella dijo...

A mi me gustaban ellos y tambièn los Supersònicos,y creo que el mensaje de fondo no me llegò a convencer,jajaja.Hay un libro que leì hace tiempo de un chileno Ariel Dorfman que se llama "Para leer al Pato Donald" sobre los mensajes de los dibujos animados yankees.Como todo, es opinable,pero es interesante.Un beso

Raquel dijo...

XD, yo de pequeña no captaba el mensaje de fondo, Fiorella, :) Y aún hoy, que sí lo capto, prescindo de él y sigo viéndolos con ojos de niña. Es interesante ese libro, porque sí es cierto que los dibujos animados en muchas ocasiones no son tan inocentes como parecen. Un beso y gracias por la referencia.

tony dijo...

De pequeño los veia muchooooooo!! eran y siguen siendo excelentes!! muy buena y muy cierto lo que escribes! Saludos

ana dijo...

Y lo larga que era aquella casa... eso sí, tenían un montón de aparadores, floreros y cuadros iguales, porque cuando corrían, pasaban cienes y cienes de veces por delante de ellos ;)
Besitos, guapa. Qué me gustan estos post, a pesar de lo vieja que me hacen :P

Mari dijo...

a mi me gusta Wilma, que toda plesitoccenica ella, ya sabia de sus roles occidentales.

Raquel dijo...

A mí me siguen gustando incluso ahora, Tony, :) Un beso.
XDDDD Ana, como la liana de Tarzán, anda que no aprovecharon esa escena, era la misma en todas las películas, y la de la pelea con el cocodrilo, jajaja. Oiiiinnssss pero qué mona tenía Vilma su casita, y qué bien puesta... jajaja. Un beso.
Mari, los tenía muy bien asumidos, sí: mujer inteligente casada con un botarate, mujer que manda dejando que él crea que es el dueño y señor... mujer a la sombra... menos mal que las cosas han cambiado, aunque aún deben cambiar más...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo era un fan de los Picapiedra y la famosa frase "Vilma, abremeeee la puertaaaaa". Desde luego, unos dibujos animados curiosos.

un beso.

Glo dijo...

Pues yo también los recuerdo con agrado. Tenían una cierta humanidad que les faltaba a otros dibujos (las parejas estaban siempre riñendo, por ejemplo). Pero quizá lo más característico era el doblaje mexicano, que aunque era extrañísimo, daba a los personajes mucho carácter.

Raquel dijo...

Fer, Glo, yo tenía y tengo verdadera debilidad por ellos. De hecho siguen gustándome, :)
Una pequeña anécdota: lo primero que vi en la tele en color cuando por fin mis padres se decidieron a comprarla, fue a Pedro Picapiedra, :)

Sintonía