sábado, 23 de julio de 2016

Hikdegard von Bingen, la sabia del Medievo.



Hildegard von Bingen (Alemania, 1098-1179) fue una polifacética abadesa, física, filósofa, naturalista, compositora, poetisa y lingüista del medievo.
Su familia era noble, y ella era la décima de los hermanos. La mayor parte de su infancia estuvo enferma. 
Cuando tenía ocho años sus padres  la entregaron a la Iglesia como un diezmo. 
Ya adulta, Hildegard expresó su gratitud hacia su familia por haberlo hecho, ya que se desarrolló y fortaleció su vocación.
Confesó que tenía visiones y por ello se creía que tenía especial conexión con lo divino, eso le valió cierta libertad para dedicar sus esfuerzos a la filosofía y a la ciencia.
La mayoría de sus obras de Hildegard von Bingen se presentan como expresión de esas visiones.

En 1136 fue elegida por unanimidad como magistra entre sus hermanas y llegó a fundar sendos monasterios en 1150 y 1165.
También era compositora, con un extenso repertorio; en nuestros años 70 y 80 se rescataron sus composiciones musicales.
Una de sus obras, Ordo Virtutum, dedicada a la virtud, es uno de los primeros ejemplos de drama litúrgico.
Escribió textos teológicos, botánicos y medicinales, así como cartas y poemas.

Sus obras científicas de Hildegard no se describen como visiones. 
Es autora de  "Physica" un texto sobre las ciencias naturales, así como el tratado médico Causae et Curae.
En ambos textos, describe el mundo natural y muestra un particular interés en las propiedades curativas de las plantas, los animales y las rocas.
Physica es una obra extensa de nueve volúmenes que se ocupa principalmente del uso medicinal de las plantas, los árboles, las piedras preciosas, los metales y los animales.
Los cinco volúmenes del Causae et Curae son esencialmente un tratado de medicina, mezcla de influencias griegas y cristianas.
Hildegard poseía una verdadera curiosidad por entender el mundo natural que existía a su alrededor.


Más sobre ella en Música Antigua

Sintonía